Castillo de los Templarios de Ponferrada

El Castillo de los Templarios de Ponferrada es Monumento Nacional desde 1924 y Bien de Interés Cultural (BIC).

El Castillo de los Templarios es el monumento más representativo de Ponferrada. Está considerado como el castillo más notable del noroeste de España y tiene una larga historia que contar. Entre sus 8.000 metros cuadrados alberga un Castillo Viejo, un Palacio Nuevo, rondas y torres de diversas épocas.


Un Castillo al pie del Camino de Santiago


Llama la atención que el Castillo está ubicado en pleno casco histórico de la ciudad. Levantado a orillas del río Sil, es paso para los miles de peregrinos que cada año hacen el Camino de Santiago. Todo ello no es fruto del azar, sino de su historia medieval.


A principios del siglo XII, en 1178, los templarios reciben la orden de asentarse en la zona para proteger el paso de los peregrinos. Existía en un promontorio sobre el río Sil, una zona delimitada con una cerca de cantos y barro. Fue en ella, y sobre un antiguo asentamiento de la Edad del Hierro, donde los templarios se instalaron para cumplir con su cometido.



Hay que situarse en la época para entender que el Camino estaba en peligro por la invasión de los musulmanes. A ello se suma la división territorial de España en diferentes reinos y los enfrentamientos entre nobles gallegos y leoneses por hacerse con el poder de este territorio. En medio de esta situación tan convulsa, los templarios llegan a Ponferrada para poner orden y proteger los intereses de los reyes Fernando II y Alfonso IX.


Durante su presencia en el Castillo acometen diferentes obras y mejoras, entre ellas el refuerzo del muro exterior del Castillo, una de sus principales armas defensivas. En el interior levantan dependencias para el día a día, tales como un convento templario, pallozas para la vivienda, bodegas como almacenes, paneras y huertas para el autoabastecimiento.


La presencia de los templarios desaparece a principios del siglo XIV, cuando en 1312 el Papa Clemente V solicita la disolución de la Orden del Temple.


El Castillo vivió su época de mayor esplendor de manos del Primer Conde de Lemos, Pedro Álvarez Osorio. Su casamiento con Beatriz de Castro, heredera del duque de Arjona, le permitió hacerse con el Castillo en el siglo XV. Será el responsable de la mayoría de las ampliaciones realizadas en el Castillo, entre las que destacan sus cinco torres actuales, la entrada principal con todo su sistema defensivo, el Palacio Nuevo y el refuerzo de las murallas con diferentes rondas.


Castillo visitable



Actualmente el Castillo de los Templarios de Ponferrada es visitable de martes a domingo en horario de mañana y de tarde. Ha sido rehabilitado y recuperado para el disfrute de turistas y vecinos de la ciudad. Destaca también por ser sede para la celebración de diferentes eventos culturales a lo largo de todo el año. Festivales de música se dan cita en el verano con estilos diversos como la música de cámara y el jazz.


Otro de sus grandes atractivos es su exposición permanente Templum Libri. Situada en dos salas del Palacio Nuevo, alberga una extraordinaria colección de facsímiles de diversos siglos.


El Castillo vive todo su esplendor durante la celebración de la Noche Templaria. Un evento lúdico que recrea la época templaria, con desfiles, mercado medieval y cena en el interior de la fortaleza.


Puedes ampliar esta información en su página web https://castillodelostemplarios.com/